Héroe.

Yo, yo puedo ser todo lo que necesitas .Si tú eres lo único para mí, como la gravedad, seré imparable.
Yo, yo creo en el destino. Puede que sea un tío corriente sin alma. Pero si tú eres lo único para mí, entonces, seré tu héroe. Esto es increíble, una especie de milagro. Y cuando se propone para ser algo, me haré un héroe.
Entonces esperaré, esperaré, esperaré... Esperaré por tí. Seré tu héroe.


jueves, 23 de diciembre de 2010

domingo, 12 de diciembre de 2010

Esto si que es ser una buena amiga.

Amistad... Es un sentimiento puro,una verdad,un largo camino para recorrer; amistad es una mirada, una sonrisa, un abrazo, un beso, un "te quiero"... ¿Amistad? Amistad es ella, si si, ELLA, en poco tiempo me ha demostrado mucho. Con sus palabras me ayuda a superar el día a día, sus ojos...Buaah,su mirada me lo dice todo, sus pensamientos son algo ilógico porque son una réplica exacta a los míos, somos tan iguales pero a la vez tan diferentes que ha sido el motivo por el cual nos hayamos unido tanto.Y esque cada vez que miro hacia atrás, veo como mis huellas han ido creciendo al paso de los años...pero eso no es todo, al lado de las mías veo otras parecidas, que han ido creciendo todas JUNTAS...Realmente, no me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida, ya que si he obrado mal sé que ella ha estado ahí para corregirme y así aprender de mis errores... Sí, ella es la amistad personificada,  con sus virtudes, sus defectos, su carácter, con nuestras pequeñas cosas, que al juntarlas hemos ido formando algo muy grande que esta sin acabar y que día a día, mes a mes y año a año iremos construyendo para que nunca se acabe... Y así me lo ha ido demostrando cada uno de los momentos que he pasado con ella...y los que nos quedan por vivir :) Gracias por tener un papel tan importante en mi vida. Te quiero mucho Saroa.

¿Amor?

Un beso, una caricia, un abrazo... Todo eso es suficiente para hacernos sentir queridos, pero en realidad... ¿Las personas de las que lo recibimos nos quieren? Aquello a lo que llamamos "querer" no tiene el mismo significado para todos. El amor, es ese sentimiento que se produce en nuestro interior cuando sentimos auténtico cariño hacia alguien o algo. Muchas personas dicen haberlo sentido pero... ¿Es cierto? ¿Lo han experimentado o creen haberlo hecho? Quizá el amor no existe, no es más que un delirio producido por nuestra gran capacidad de imaginación, o quizá sí. Es un concepto que nos cuesta asimilar, ya que no sabemos si es real o ficticio. Sinceramente, yo pienso que es real, que hay un momento en tu vida en el que eres capaz de sentirlo... De lo que ya no estoy tan segura es de si llegaré a sentirlo... Pienso que es un sentimiento díficil de percibir, pero que, si llega el instante, sientes como si ardiese tu cuerpo por el deseo de estar con la persona a la que verdaderamente amas.

sábado, 11 de diciembre de 2010

After a hurricane comes a rainbow

En la vida, uno se encuentra con distintas situaciones, muchas de ellas pueden ser de tu agrado, puedes sentirte cómodo, pero hay otras que no esperas que, cuando creías que todo iba bien, de repente, algo sucede y no sabes por qué. En ese instante un sentimiento inexplicable te invade, hace que te sientas mal, que pienses que no te podría ocurrir algo peor que lo que te está pasando. Llegas a un punto en el que crees que no hay salida, que ahí se acabo todo, como un agujero negro que en breve te va a tragar... Y cuando piensas que no hay esperanza, sin que te lo esperes, aparece un rayo de luz, algo que te dice que aun quedan esperanzas, que puede haber otra salida. Poco a poco te vas recuperando. Sabes perfectamente que todo va a cambiar, que va a ir a mejor. Ese agujero negro que amenazaba con tragarte va a desaparecer por completo. Ya ves todo más claro, como si de repente todos tus problemas despejasen en un cielo gris y nublado para dar paso a uno azul y limpio. Pues dicen que después de la tempestad, viene la calma.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Die Sekunde eingefroren

El Sol empezaba a declinar sobre la bahía y las lentes del faro destilaban destellos de ámbar y escarlata sobre el mar. La brisa era ahora más fresca y el cielo se teñía de azul claro, surcado por algunas nubes que viajaban perdidas como zepelines de algodón blanco. Ella yacía ligeramente apoyada contra el hombro de él, en silencio.
El muchacho dejó que uno de sus brazo la rodease lentamente. Ella alzó los ojos. Sus labios estaban entreabiertos y temblaban imperceptiblemente. Él sintió un cosquilleo en el estómago y escuchó un extraño repiqueteo en sus oídos. Era su propio corazón, martilleando a toda velocidad. Paulatinamente los labios de ambos se aproximaron tímidamente. Ella cerró los ojos. Ahora o nunca, parecía susurrar una voz dentro de él. El muchacho optó por la opción ahora y dejó que su boca acariciase la de la chica. Los siguientes diez segundos duraron diez años.